viernes, 16 de junio de 2017

LXXII y LXXIII

 

LXXII

Suspiros astronómicos

Un hombre y una mujer
conciben
un hijo, una hija,
porque la vida empuja.
Después, más tarde, un suspiro astronómico,
el hijo quiere matar al padre,
la hija aborrece a la madre,
empujados por la vida.
¿Cuándo la vida cambia de bando?

 

 

LXXIII

Solo


Me ha dicho la jarra,
-Me he dado cuenta
de que últimamente
me mantienes siempre con agua
y que de vez en cuando
me friegas.
Eso me encanta,
tanta atención.
Nunca vacía, nunca sucia.
Pero, sabes, eso
está causando problemas en la cocina.
No sé qué está pasando
en el resto de la casa,
como nunca me sacas,
de eso ya hablaremos,
pero estaría bien
que prestases atención a los demás.
El cuchillo de trinchar,
el ejército de tenedores,
el hacha, las tijeras
y la brutalidad del mango del mortero
me preocupan.


sábado, 27 de mayo de 2017

LXX y LXXI



LXX




Aguantando un par de semanas

Aguanto un par de semanas, me digo,
después me vuelvo a decir,
aguanto un par de semanas y ya.
Y así,
y así llevo desde no sé cuando,
¿Desde que deje de tener razón?
¿Desde que me di cuenta de que con la razón no iba a ningún sitio,
a pesar de las previsiones del tiempo que vendrá?
¿Merece la pena?
 No lo sé,
pero, ¡Qué momento ese!, en el que me digo:
Aguanto un par de semanas más
y se acabó.
Me conformo.
Es así.
Me conformo.
Os preguntaréis, ¿Por qué un par de semanas?
Pues porque menos, delataría falta de confianza
y más, falta de compromiso.
Podréis decir que habría valido también
un par de semanas y un día.
Lo podéis decir pero entonces
es que,
aparte de que dos semanas se me están haciendo eternas,
en ese momento,
o no me he sabido explicar,
o no me queréis entender.
Y lo comprendo.
Cuesta.
Cuesta arriba.




LXXI



Acertijo para sentir


Hay un pájaro en una jaula,
sin embargo miras a tu alrededor
y no se ve ningún ave y
no hay barrotes por ningún lado.
¿Cómo se entiende?